Historia

Compañía Cervecera de Canarias. S.A. (CCC)

  • 1994 marca un hito en la historia del sector cervecero canario y español. En ese año las dos principales empresas cerveceras de las islas Canarias, la Compañía Cervecera de Canarias y Sical, fundadas en las islas de Tenerife y Gran Canaria respectivamente, deciden fusionarse para crear uno de los mayores grupos industriales del archipiélago: la Compañía Cervecera de Canarias, S.A.
  • En la actualidad CCC, siglas con las que popularmente se conoce a la Compañía Cervecera de Canarias, S.A., es una de las principales empresas productoras de cerveza a nivel nacional y uno de los principales motores del desarrollo económico y social de Canarias: impulsa directa o indirectamente la creación de 7.000 puestos de trabajo; participa en el accionariado de varias empresas industriales canarias; y da prioridad a los aprovisionamientos locales para llevar a cabo su actividad productiva. La Compañía, que forma parte del grupo internacional SABMiller, cuenta con más de 300 empresarios canarios entre su accionariado, que suponen aproximadamente un 30% del total y están representados con dos miembros en el Consejo de Administración.
  • Posee dos plantas de producción en Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria, fábricas dotadas de modernos medios de producción y laboratorios que vigilan y garantizan la calidad de todos sus productos.
  • Compañía Cervecera produce las marcas propias de cerveza Dorada y Tropical, y bajo licencia Carlsberg; distribuye marcas internacionales como Pilsner Urquell, Peroni Nastro Azzurro, Miller Genuine Draft, Guinness y Kilkenny. Además, cuenta con otras bebidas como la bebida natural Appletiser y la energética Red Bull.
CCC: una DORADA fábrica de cerveza
  • Fue un 7 de agosto de 1939 cuando un grupo de empresarios canarios encabezado por Maximino Acea Perdomo fundó en Santa Cruz de Tenerife la primera empresa cervecera de la isla inscrita en el Registro Mercantil en noviembre de ese mismo año bajo el nombre de Compañía Cervecera de Canarias (CERCASA).
  • Según los estatutos de la recién nacida empresa, su actividad no se limita únicamente a la elaboración y la venta de cerveza. También abarca la elaboración de aguas minerales, zumos, bebidas refrescantes, bebidas alcohólicas derivadas y similares.
  • Su nacimiento se produce en una época muy turbulenta y poco propicia para el desarrollo industrial. España se sumía en un largo y deprimente período de posguerra y Europa y el resto del mundo se preparaban para la II Guerra Mundial.
  • Como consecuencia, la maquinaria que se había comprado previamente en Alemania para la nueva cervecera no pudo llegar a Tenerife hasta finales de 1945, una vez terminada la contienda militar. No obstante, tuvieron que pasar más de dos años hasta que se produjo el primer cocimiento. El 30 de abril de 1948 se cocieron 4.000 litros de mosto y dos meses y medio después, un 15 de julio, se embotelló la primera cerveza, todo ello bajo la atenta supervisión del primer maestro cervecero de CCC, el alemán Carlos Hans.
  • CCC era precisamente el nombre de esa primera cerveza, una cerveza suave y refrescante, que al alcanzar su mayoría de edad en los años sesenta cambió de nombre pasando a llamarse Dorada, la deliciosa cerveza rubia que conocemos en la actualidad.
  • Fue en esos años sesenta cuando CCC inicia una etapa de gran expansión. En los primeros años 70 una nueva fábrica equipada con moderna tecnología sustituye a las viejas instalaciones construidas en los años cuarenta, de la que solo se conserva la caldera de ebullición y que ahora permanece expuesta en la fábrica de Tenerife.
 
Sociedad Industrial Canaria (SICAL)
  • El origen de esta cervecera canaria se remonta a 1924, cuando en Las Palmas se inaugura la fábrica de cervezas La Tropical por iniciativa del empresario Cástor Gómez Navarro.
  • La actividad de la nueva fábrica arranca con un pequeño motor diésel de 50 CV y ocho obreros capaces de producir 2.000 litros de cerveza a diario. Una cerveza que podía disfrutarse en un despacho abierto al público en la sede social de la compañía de la calle Canalejas, justo detrás de la fábrica, donde la rubia cerveza se servía acompañada de una gran variedad de tapas.
  • La irrupción de la Guerra Civil supuso una paralización de la actividad, dada la práctica imposibilidad de importar las materias primas y la maquinaria necesarias para la elaboración de la cerveza. Una paralización que llevó a la quiebra a la joven empresa.
  • Recién terminada la contienda la fábrica se subasta públicamente y son los empresarios Diego Vega Sarmiento, Vito Sánchez Jiménez y Miguel Curbelo Grondona quienes la compran para constituir la Sociedad Industrial Canaria (Sical) el 12 de mayo de 1939, con su sede social en el establecimiento de La Tropical en la calle Canalejas.
  • Sical se constituyó como empresa productora y distribuidora de cerveza y chocolate, prolongando así la actividad de la vieja empresa familiar que en su día creó Gómez Navarro.
  • Hasta 1954, año en que se convierte en una sociedad anónima, Sical diversificaba su producción en cuatro áreas: elaboración de cerveza, de chocolate, de café y también actividades pesqueras, un sector fundamental en las Canarias de aquel entonces. La nueva empresa quiso sacar partido de los grandes caladeros canario-subsaharianos durante la Segunda Guerra Mundial, y de hecho Sical llegó a realizar una inversión equivalente al 60% del total de sus activos fijos en los años 1945 y 1946 en la compra de barcos, enseres y aparejos de pesca.
  • No obstante, con el paso de los años, la elaboración de cerveza fue tomando mayor protagonismo, tanto que el nombre de la sociedad Sical fue eclipsado por la marca de la cerveza que producía: Tropical.
  • En esta estrategia inicial de la empresa debió pesar, y mucho, el desabastecimiento de materias primas para la elaboración de cerveza y chocolate. Fue especialmente difícil la segunda mitad de los años cuarenta, los años inmediatamente posteriores a la Guerra Civil española y a la Segunda Guerra Mundial. España estaba aislada económicamente y ese aislamiento supuso un desabastecimiento no solo de materias primas, la cebada y el lúpulo, sino también de combustibles, maquinaria y repuestos. En 1949 la producción de cerveza tocó fondo y solo se pasaron a bodega 5.680 hl de cerveza, casi la mitad de la cerveza producida en 1944.
  • Con un panorama tan oscuro no tardaron en aparecer las pérdidas en los libros de cuentas causando un problema de tesorería en los primeros años cincuenta que condujeron casi inevitablemente al cambio de modelo societario. Las innovaciones no tardaron en llegar con su conversión en sociedad anónima en 1954. Comienza entonces un proceso cualitativo y cuantitativo de modernización y crecimiento en todos los órdenes lo que permitió a la cerveza Tropical recuperar gran parte del terreno perdido durante la guerra y los primeros años de posguerra.
  • Estos pequeños cambios en la vieja fábrica de La Tropical permitieron que la producción se fuera incrementando progresivamente hasta mediados de los años cincuenta.
  • En 1960 se inaugura la nueva fábrica de Barranco Seco que, con mayor capacidad y nuevas tecnologías, permitió incrementar enormemente la producción pasándose progresivamente de los 27.000 hl que llegaron a producirse en la vieja fábrica hasta los 100.000 hl en 1965. Este incremento llevó a la realización de una segunda expansión en la segunda mitad de los años sesenta. La producción siguió aumentando hasta que La Tropical se convierte así en la principal cervecera canaria desbancando a la Compañía Cervecera de Canarias, que desde su fundación a finales de los años cuarenta había ostentado el liderazgo del mercado.
  • En este desarrollo tuvo mucho que ver también la incipiente industria turística del archipiélago canario y una progresiva apertura de la economía española tras años de aislacionismo.
 
Calidad y compromiso con un desarrrollo sostenible
  • La calidad de sus cervezas ha sido desde siempre el objetivo básico de CCC. Desde 1997 el control de calidad de todas sus cervezas está regido por la norma ISO 9001 de Calidad.
  • Además de la calidad, el compromiso medioambiental de la compañía viene marcando los últimos ejercicios, un compromiso regido por la norma ISO 14001 de Medio Ambiente desde 2003.
  • A esto se suma también la incorporación de un nuevo certificado de seguridad alimentaria, de acuerdo con la norma ISO 22000, así como de seguridad laboral de sus fábricas, de acuerdo a la especificación OHSAS 18001.
  • En el último ejercicio finalizado el 31 de marzo de 2012, Compañía Cervecera de Canarias destinó 2,4 millones de euros, un 13,4% de su beneficio de explotación, a actividades relacionadas con la responsabilidad corporativa. Una labor iniciada hace 10 años y que en 2006 se vio reconocida con la consecución en su primera edición del premio Applus+ en la categoría de grandes empresas a la Excelencia en la Empresa Canaria, premio que otorga la Consejería de Industria, Comercio y Nuevas Tecnologías del gobierno canario y la entidad de certificaciones Applus+.
  • En el ámbito de medio ambiente, la Compañía ha puesto en marcha ambiciosos proyectos que le han permitido disminuir la huella medioambiental de su actividad. En 2006, inauguró la primera planta de biogás de uso privado de Canarias en su fábrica de Las Palmas, un proyecto que permite a la empresa generar energía eléctrica y térmica a partir de los gases producidos en el proceso de depuración de aguas, reduciendo así el consumo de energía y la emisión de vertidos en el medio ambiente.
  • Otro de los importantes proyectos en esta área ha sido el denominado “Giro Ambiental”, que consiste en la entrega del 100% del bagazo, polvo de malta y levadura que se generan como subproductos de su actividad de producción de cervezas, para la posterior elaboración de abono orgánico para el sector de la agricultura. A través de un completo proceso de reciclaje de los desechos generados, junto a otros residuos agroalimentarios, permiten elaborar un compost de alta calidad: un abono orgánico para la agricultura que respeta la calidad del suelo, no contamina los acuíferos y tampoco emite gases CO2 o metano a la atmósfera.
  • Esta iniciativa, junto a otras acciones medioambientales, ha sido clave para incrementar su índice de reciclaje y reutilización hasta alcanzar un porcentaje próximo al 100%.
  • A todo ello hay que añadir también un sistema de distribución ecológico que incluye la gestión de los elementos de transporte y de los envases y embalajes con el fin de reducir el impacto medioambiental en un territorio fragmentado y especialmente sensible.